We could be heroes just for one day.

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿Y si...

...yo fuera tú y tu fueras yo? ¿Dejaría de haber normas? ¿Reintentaríamos la construcción de los cimientos emocionales? ¿Nos daríamos unas vacaciones por sobrecarga sentimental? 

¿Acabaría la guerra? ¿nos desarmaríamos sin condiciones? ¿sin creer que el mundo sigue las teorías darwinistas? 
No sobrevive el más fuerte sino el que más da. Porque tarde o temprano acaba recibiendo, aunque sea en una escala de 1:1000. Aunque sea con siglos de retraso.
Suficiente.
Porque la vida es eso. Sin conformarse ni desistir. Se trata de encontrar el punto de equilibrio exacto entre los "quiero pero no puedo" y acabar pudiendo. Terminar sintiendo la vida en su plenitud. Sabiendo que solo existe una potencia motora que no cesa nunca. Que marca el destino de nuestras decisiones y consecuencias; Las ganas.
Así, por mucho que sople el viento en contra, jamás perderás. 



Aunque siendo francos, poniendonos sinceros, todo paraíso consta de su precipicio particular y es necesario querer tirarse y arriesgarse a caer. No esconderse y apostar a que la caída tendrá unas vistas irrepetibles. 


Por eso, tú sigues siendo tú y yo sigo siendo yo.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Salir del verano es no volver nunca del todo

Andrés habla de lo que me va a pasar sin darse cuenta de que me está pasando, que a veces los momentos superan el valor de las palabras y el silencio se adueña de todo. 
Con muchos tus en la boca y millones de sonrisas embotelladas. O embasadas al vacio. Como si el precipicio de mis carencias se hubiese rellenado de intensidad.
Está pasando.
Créeme.
Porque siempre pensamos que no hay más y yo lo tengo todo sin llegar a empacharme. Porque tengo la necesidad de crear un estuche tamaño "verano" para poder guardar el corazón que soportará el invierno. Fuerte. Con ganas. Y sin...miedos.
Pasa
Pisa
Posa
Pellizca
Pero
NO Pienses
porque se está yendo mientras está pasando y yo ya me he empadronado en agosto.




S e p t i em b r e    n o    m e    b a j e s    d e    e s t a s    a l t u r a s


viernes, 31 de julio de 2015

martes, 30 de junio de 2015

Freud tiene la culpa.

Tanto psicoanálisis en el bus para diferenciar las personas que se sientan en el asiento de dentro de las que prefieren hacerlo en el de fuera que me he vuelto a pasar de parada.
La he visto.
Estática.
Esperando.
Para mi.
Como la vida.
En cambio yo, paso de largo, con la espera en los pulmones y sin estación. Gracias a esa estúpida manía que me caracteriza. A retrasarlo todo cinco minutos. No os engañéis. No sabe mejor. No porque no retraso el reloj entre tus sábanas, ni entre tus sábados. Puedo observarte, puedo quererte...pero siempre a cinco minutos de ti, siempre escurriendo el tiempo y viendo como la vida gira, estática
y
yo, 
aunque aumente sus revoluciones en base a mis latidos, sin querer, voy evitando otro desastre bélico que la haga potenciarse.



HAGAMOS LA GUERRA, POR FAVOR.

viernes, 22 de mayo de 2015

Puestos a negar, NO me inspiras

La clave del éxito se encuentra en negar toda realidad que filtre, llene o cree:


"No piensas en mi. No estas esperando a esperarme. O a espesarme. O a  bes...arme."


Por si me quedo a dormir, por si me acabas queriendo, por si se me ocurre hacerte dudar de tus rotundas decisiones y  c a m b i e   e l   j u e g o


NO
NO
NO

A ver si la vida va ser una aventura y tienes que hacer equilibrios. Pues, ¿sabes qué? A mi me gustan los "equilibristas"


TÚ LA LLEVAS

domingo, 26 de abril de 2015

Mientras exista(s)...

A veces no. No viene la inspiración. 
Ni las cartas. Ni los hechos. 
Ni la primavera que se está yendo 
mientras me hace un corte de manga.

A mi y al amor. 

Lenta y sigilosa. 
Como el ladrón que destroza.
Como quien vive sin vivir. 
Como si el mañana fuese hoy 
sin sentir el ayer.

Ama.
Por favor, ama mientras puedas.

Ama la vida, las oportunidades.
Ama a los mios, a los tuyos, 
a los quizá nuestros. 
Ama a quien te ama y a quien no.
A los que pueden, quieren y lo necesitan.
Ama a quien potencia y construye,
al hogar de tu memoria y al que cobija 
tus esperanzas.

Hazlo. 
Porque cuando no puedas, querrás
Y mientras puedes, marchita.

Así que sí. El mundo aprieta.
Ahoga. Paraliza. Corre. Y huye. 

Pero mientras ames:
las guerras se llevarán héroes, no derrotados.
la pobreza que oscurece, albergará ilusión.
el hambre que mata, dará motivos para girar.
Girar en una sola dirección. 
Girar en dirección evolutiva.

El sinsentido, la injusticia y la imparcialidad 
se volverán
asequibles. 
Por lo menos hasta que el nuevo día se anuncie. 
Por lo menos hasta que el sol decida alumbrar equitativamente.
Hasta que entendamos que para algunos
el amor,
en todas sus expresiones,
sirve para sobrevivir.



domingo, 15 de marzo de 2015

Parachutes

He dicho que no. Hoy no. Hoy soy mía y de nadie más. Hoy no se cuela nada entre mis alcantarillas. Hoy no miro, ni padezco vuestro mal. Que no. Hoy no presto mis alas. Ni a Coldplay. He comprado mis segundos de domingo y son míos. Quiero mi propiedad privada. El poder de decir: "Juro que cambiare mi vida, el mundo y la colocación aleatoria de astros" Y hacerlo. Mañana ya volveré a ser deuda pública. 

Para. 
Hoy no piensas ¿recuerdas? 

¿Quién quiere sol teniendo capacidad de iluminarse a si mismo dentro de ciclones con lluvias torrenciales? ¿Quién quiere preciosas manías compartidas cuando existe el autoconvencimiento

No estarás, ¿y que? será un precipicio precioso con mucha propiedad privada.


Aunque sería bonito...  n o   t e n e r   q u e   i r s e   c u r a n d o   a n t e s   d e   s e r   h e r i d o

sábado, 21 de febrero de 2015

Madrid se hubiese muerto de envidia...

No entiendo porque sigues combinando tus jerseys con mis días bonitos si las esperanzas se cogieron la baja hace semanas...
No soy capaz de pasar tu caducidad por mis costillas y crear, con los hilos de los que sucederíamos, lazos. Lazos rojos. Lazos protectores. Lazos compartidos. Lazos antiolvido. 

Y....


Atarme.
Hasta la espina dorsal. 
Hasta no querer resistirme ni estremecerme con la imagen de tenerte a medio metro, de escucharte la complicidad a cincuenta centímetros, de padecer tu carita de pez a quinientos milímetros... De no borrar y reinventarte cada día como si en realidad fuese medio metro, cincuenta centímetros o quinientos milímetros lo que me separa de ti y no...cuatro vidas, 1460 días y una decena de barreras. 

sábado, 24 de enero de 2015

Escribiendo...

No me acuerdo. Más bien. No me quería acordar de lo que era pedir sin pretextos que alguien se tome un café virtual contigo. Notar en los párpados el calor que desprendían tus idealizaciones con leche 





a las 6 de la mañana.

Un domingo cualquiera.

En una cama equivocada.






Pero, mis ganas de respirarlo todo muy fuerte, decidieron delatarme, decidieron apagar tu cappuccino y tus ganas de complicarte la vida. Aunque podría apostar, apostar hablarte mil veces antes que tú a mi, que te hubiese desa(r)mado de todas tus flaquezas y miedos; Te hubiese puesto contra mis paredes y te hubiese hecho paisaje. Hubiese decidido ir en busca de la ecuación que equilibra la intensidad y el amor. Y, en caso de no encontrarla, encontrarte a ti un poco más que, por virtud y no defecto, hubiera sido lo mismo.


miércoles, 7 de enero de 2015

“En medio de la guerra nuestras manos se comprendían”

Parecía sencilla la manera de compartir poco a poco las manías y la manera que tenías de conseguir, a su vez, erizarme la piel a base de escalofríos cuando dejabas fluir tus miedos; cuando las barreras se volvían vertederos de excusas.
Algún día serás de verdad
Si hubieses querido, te hubiera pedido ser mi ataraxia, que, por ley natural de saltarse las definiciones, “perturbases” mi alma:
de arriba a abajo como si hubieras guardado los recuerdos por temer
de izquierda a derecha como si hubieras disuelto las distancias
de norte a sur como si mis carreteras se hubieran compactado por el eco de tu eternidad
de oeste a este como si tus ganas se hubieran vuelto tempestades de invierno 
del centro a los adentros como si soñar y quererse siguiera siendo fácil…como si nadie pudiera quitarme estas ganas de seguir imaginándome en ti. Envuelta en los años incompletos que me quedan por alcanzar. Histérica por encontrar las palabras maduras para provocar tu risa o…a tus sentidos. Esperanzada en algún día.
                                              algún día...
                                                                al….gún…..dí………a