We could be heroes just for one day.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Enamórense de la vida

A veces tener un super poder como la hipersensiblidad puede cargar(se) el corazón con demasiadas grietas, en cambio, otras, es como sentir que los glóbulos rojos en la sangre fluyen inyectando felicidad extasiada e irrompible; efímera y eterna como un beso, una canción al oído, una puesta de sol, enamorados, cafés calientes, leche desnatada, canciones apropiadas, sonrisas brutales, personas indicadas, sitios precisos, sensaciones indescriptibles... como cuando sientes que te faltan las palabras, como en este preciso momento, para intentar descubrir que parte de ti me regalaste para impregnarme con tanta facilidad, sin buscarlo, estas ganas sublimes de vivirlo todo, de sentirlo todo, de saborear cada gramo de virtud humana.
Enamórense de esas pequeñas cosas que crean a los pocos que llegan a ser seres únicos, a los que a pesar de lo que nos ata los pies al suelo siguen creyendo en que hay aviones que tienen un aeropuerto en cada rincón de nuestra vacía y eterna existencia. Hoy puedo decir que aun sin tener mi aeropuerto conmigo, me enseñó que tenemos dos piernas y aunque cojeemos de una por la falta emocional tan grande de no tenerte conmigo, tenemos la otra: creada para soportar mil tormentas y disfrutar de otras mil. 
La lluvia puede calarnos y hacernos sentir más pesados que nunca o refrescarnos los sentidos para ser mas capaces, más humanos, más hipersensibles... ¿Cómo quieres verlo tú?

Gracias a la vida por darnos los recuerdos.