We could be heroes just for one day.

jueves, 30 de mayo de 2013

Si no tardas mucho, te espero toda la vida

Intento sentir las bocanadas de aire fresco, pero viniendo de un lobo feroz, es complicado. Parece que el tiempo no corre o que yo ando sin ganas de ir deprisa, como un sinsentido que no acaba nunca de empezar. Tengo el corazón tan lleno que no me deja ver la realidad de que te desconectas de mis arterias y me dejas con un riego de sueños; Sueños que intentas enlatar mientras esperan y desesperan por encontrar una fisura en tus bolsillos; intentan ser ellos quienes ganen el pulso a tu incansable miedo por alcanzar mi altura y mi locura e intentar cambiar esta pesadilla que se me escurre entre los dedos volviéndose más negra y más oscura.
Hoy, como todos los días, me inundas con el eco de tu voz, tus palabras troceadas susurrándome nuestro principio y nuestro nunca final, tus manos dando calor a mis huesos y nuestras almas fundidas en una caja de música que no para de sonar aunque se haya decidido así…

Parece incomprensible la manera de amarte tanto, sentir que tu presencia es una efervescencia de nudos en el estomago y ausencias, ver que el brillo en nuestros ojos se torna al cruzar nuestras miradas, escuchar cómo se aceleran nuestros corazones al querer despedirse pero no huir en la dirección contraria al otro, si no en cualquier vida, en cualquier mundo pero junto al otro…pero…aun llevando este peso tan grande en el pecho, no es suficiente para saber que en nuestra historia lo fácil de creer es lo bueno aunque no queramos verlo así.


Felicidad eres tú y las treinta maneras de vivirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario