We could be heroes just for one day.

lunes, 25 de febrero de 2013

No importa que llueva si estoy cerca de ti


Ser vulnerable a veces pasa factura. Incluso nos hace creer que las fuerzas se agotan y el vaso no tiene posibilidad de estar ni medio lleno, ni medio vacío. Poco a poco, con el cambio constante de la luna, el tiempo que me regalaste un día se convirtió en nuestro tiempo: Insuficiente y vital. Ojalá una noche fuera suficiente para ver con el alma y sentirnos calcados en ella. Ojalá el ruido que emiten los demonios del pasado fueran silencio entre nuestros suspiros. Ojalá fuera tu bocanada de aire fresco cada mañana y la razón de tu existencia cada noche.Ojalá el día consistiera en callar mis maullidos y mis causadas demencias con tu voz y tu constancia. Ojalá fueras mío, desde tus pestañas hasta tus pisadas; desde tu felicidad hasta tu cabezonería; desde que existes, y por lo tanto yo lo hago, hasta que dejes de hacerlo. 

Aun soportando todos los bandazos de la vida y sus inmensos obstáculos, saber que lo intentaremos hasta pisarnos las ganas, aprender que vivir se construye con pedacitos del otro y ver que da igual en que parte del mundo me encuentre, te amaré.

martes, 12 de febrero de 2013

The reason is you.




He descubierto el enigma a la debilidad nocturna. Al levantarme entallada en  ganas de vivir y, conforme el tiempo corre, estás ,poco a poco, se consuman con los pensamientos personalizados por el miedo. Pero, también he resuelto la solución incrustada a fuego lento en mi corazón. Sin quererlo o queriéndolo, todo el universo que conspira a mi al rededor se reduce a tus veinticuatro vertebras. 
Puedes matarme de sed o matarme a besos de la manera o a la velocidad que lo marquen tus ventrículas y aurículas.

Sentir como los alfileres hacen huecos enormes  y las caricias los rellenan en mismas cantidades; notar cómo las lagrimas arder por mis pómulos y como el sudor del contacto de tu piel provoca lo mismo. Pero al compás de nuestros pasos amarte es lo más voraz y vital que he sentido nunca y que, por suerte, espero sentirlo sin que mate.