We could be heroes just for one day.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

14 DE NOVIEMBRE

Necesité alas, y puedo percibir el olor de la ausencia de las mismas otra vez. Sin embargo, al segundo, llega una voz familiar,que, por mucho tiempo que pase, por muchas balanzas que gane la vida, seguirá marcándose en el eco de mi libertad y de mi vuelo. Sin ser avisadas, las preguntas atentan contra mis defensas cuando están bajas; ¿Por qué a mi? ¿Será para siempre? ¿Qué piensan los demás? ¿Qué siento que no sienten?... Sin percibir el final de este ataque a mi mente intento recordar qué había antes, qué sentía, que pensaban, quién era y sin parar de pensar me doy cuenta de que poco a poco sin quererlo, sin mi desgracia o virtud no soy yo.
A ratos me siento incomprendida, no soy única en el mundo pero a cada ser humano nos afectan las cosas de distinto modo. La madurez tuvo que salir de la nada y sé que cada día que pasa lo hace un poco más. Me gusta sacar y obtener la parte positiva de los hoyos y agujeros negros que nos presenta el hoy; el que nos presentó el ayer e indudablemente e incontroláblemente nos presentará el mañana. Sin más, un día, esto se convirtió en un trabajo en equipo. En el apoyo y orgullo de muchas personas que sin su presencia y su calor, muchos hoyos se hubieran convertido en unos sin fin. Agradecer algo que, muchas personas, en muchos lugares del mundo, hubieran deseado con todo el alma y que a mi, sin ningún motivo me hicieron afortunada por poseerlo.


Hoy, celebramos el día internacional de la diabetes y con esto, agradecer que poquito a poco los avances van siendo resultados y estoy seguro de que un día serán algo grande y consistente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario