We could be heroes just for one day.

martes, 25 de septiembre de 2012

Me compones.

Darnos un calendario y empezaremos a tachar días hasta que en el borde de la desesperación haya un día donde se puedan exprimir las horas como naranjas. Dejarnos una habitación, una ciudad o un teléfono que haremos de ello un salón de risas y aprendizaje.
Es increíble que haya tanta gente en este mundo y que llegue un día, sin una mínima razón y aparezca alguien a quien cambias la vida e inconscientemente por ello, te la cambia a ti. No solo aprendes tú de mí, sino, todo lo contrario yo de ti. 
Aunque tu no lo puedas ver, ni sentir...conforme pasan los días te vas incrustando más en mi vida,en mis conversaciones, en mis pensamientos, en mi fuerza. Hablar o reírme contigo hace que se contagie el optimismo que tanto añoro y tanto estoy intentando aprender a interpretar. 
Gracias por acordarte de mi en los momentos importantes y más por aparecer esas navidades, pero, sobretodo, por todo lo que nos queda por vivir. Por todo lo que aprendo y todo lo que me voy demostrando a mi misma. 
Aunque no te lo diga, yo también te quiero, un poco más que tú, pero te quiero. 



No me hacen falta flores, ni mil sorpresas, con el hecho de que podamos vernos pronto me es suficiente y me basta. El mejor regalo del mundo se esconde detrás de una sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario