We could be heroes just for one day.

sábado, 4 de agosto de 2012

Cada día cuenta.

Vivimos en un mundo de corazones en urgencias y desgracias sobrenaturales. Donde los gatos negros, las escaleras y los paraguas son casi lo mejor por lo que puedes pasar. Donde la felicidad cada día que pasa se vuelve más leyenda. Estamos rodeados de pesimismo y soledad cuando por cada pisotón, el suelo brota lo que tanto ansiamos. No nos damos cuenta de que la felicidad no es una meta; simplemente nos bastaría con mirar a nuestro entorno tan poco valorado y darnos cuenta de que lo tenemos más cerca de lo que creemos; Esperamos que llegue cada mañana, que nos sorprenda un poco más y en realidad lo hacen...


'Desayunamos abrazos, comemos sonrisas y cenamos ganas de vivir'


La vida puede ser maravillosa y para abrir los ojos no tiene que pasar un milenio.


Gracias por regalarme la vida, por soñar mis mismos sueños, por intentar cumplirlos, por ser el Sol de cada mañana y volcar tus alas en mi norte. Por ser invencible y sensible a la vez, por enseñarme que las cosas no son lo que valen si no el sacrificio y la ilusión que trasmiten al recibirlas. Gracias por ser el guardián de mis insomnios y la felicidad que me prestar cada vez que la necesito. Por soportarme y comprenderme.



A mi madre que la quiero con locura.




No hay comentarios:

Publicar un comentario