We could be heroes just for one day.

martes, 29 de noviembre de 2011

Siento, luego existo

Es fácil, piensa, recapacita y susurra. Has llegado por casualidad, así muriéndote en mi ombligo como quien no quiere la cosa. En un chasquido te conviertes en algo como el agua pura y clara,  me derrito y solo se me ocurren adjetivos para tus ojos, tus pestañas, mi casa, mi inspiración, mi calma, tus dudas de más o todavía más. 
Sonríes, me pierdo. Besas, te encuentro. Palpitas, te quiero.




No te vayas, te invito a mi mundo, a mi compás, a mi ritmo, a tu estancia y a mi olor.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Me ofrece la droga que todo lo cura, Dependencia bendita



Colgar en tus manos,  probarte y anularte de mi lista de imposibles. Ponerte justo donde debes estar, en mi. Conoces mis debilidades, que los detalles me pierden y lo improbable me invita. Las noches me envuelven y las palabras con fonema atravesado me escalofrían. Tiemblo si necesito tu calor y me río por mero echo de expulsar algo dentro de mi, algo de ilusión, de sensatez. 
Llévame lejos, o lo más cerca; a tu lado. Duerme cerca de mi,  ven, inspira mi aire, siente lo bien que suena "dos" y mejor que eso "tu vida". Eres fruto de felicidad e inspiración. 


Y créeme que lo que más deseo y subestimo es el querer que me quieras y el querer quererte

martes, 22 de noviembre de 2011

Circulo vicioso

Maldita tu luz, tu sensatez, maldita tu dulzura, tu rareza y mi extrema perdición por tus ojitos. 
Se mis puntos cardinales, mi cercanía y mi aliento. Yo te dejo,te exprimo, te consumo y te beso. 
Pon tus ganas, déjate llevar que el resto lo construyes al paso de tus sentidos. Regálame tu paciencia si la encuentras en algún cajón y no le des importancia a mi seguridad, harás que vuelva, me recobre y sienta lo que tengo  a dentro.

Que difícil lo hacemos, que sencillo es querer y más en tu persona, fuerte y firme. 


domingo, 13 de noviembre de 2011

Quédate

Dame calor, para el tiempo y sueña en lo más profundo, no temas cariño todo en esta vida requiere su paciencia y su sensatez, por muy precipitado o imposible que llegue a ser a veces,por irreal que pueda sonar. No sé si es blanco es negro o en otras palabras si te quiero, o intento no querer hacerlo. 
Hablo del miedo como si lo tuviera en tercera persona, y es buena la idea de vivirlo por ti pero quien lo desliza y lo amarga soy yo. 

En el mismo instante pienso, y llego a tu ombligo, a tus manías, a desear algo que está cerca, muy cerca pero que podría estar tan lejos si no lo cuido. Por eso hoy quiero tu alegría, necesito tu sudor. Te pido que te quedes y me pierdas en ti





                              vuelva, vuela, vuela conmigo

martes, 8 de noviembre de 2011

tu no eres sin mi yo solo soy contigo

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella, 
que en ti principia, amor, y en ti termina



Enséñame a olvidarme de pensar, vuélveme loca. Quiero echarte de menos, saber que te necesito, sacarlo, admitirlo de una vez, dejarlo todo y apostar. Saber que yo ya no soy sin ti y todo esto es verdad, lo estamos viviendo en primera persona, sencillo, como si se acumularan las similitudes y se iluminara  toda tu idolatría al verme. Oír llover, saber que cae un diluvio sobre nosotros, y querer que truene con fuerza para así quererte un poco mejor. 

sábado, 5 de noviembre de 2011

Vivo en el eco de su voz

¡Buenos días Princesa!
Un regalo, algo inexplicable e incomprensible. No sé, ni cómo ni porque pero consigues trasladarme a una calma y una felicidad; a una extremidad, sonora y plena de sonreír.  Si son tus manos, tu voz, tus consejos o simplemente tu estancia en mi cabeza pero consigues tener detalles impredecibles y eso hace que te pueda llamar “diamante”. Nadie lo entiende, nadie tiene la capacidad de comprender que a veces eres la única persona en este universo que me llega a identificar y a tranquilizar, la única persona en la que puedo meterme y decir, no lo sufro sola, está conmigo. Pequeñas cosas que debo agradecerte un día más, porque no somos constantes ni diarias, no nos queremos pero no nos matamos  pero hoy en día, no sé como lo has conseguido pero eres parte de mí aún teniendo solo segundos que me valen por eternidades; que me inspiran y me trasladan.
Diamante por la manera de brillar, la particular forma de pensar y reaccionar cada cosa, de sentir y penetrar en el problema, salir o entrar en un sitio y esconder todo por verme sonreír; saber que puedo hablar y hablar y saber que tu, me escuchas, y me guardas solo para ti, sin tener la necesidad de confiar nada a nadie si es “nuestro”; por seguir siendo mi vuelo y mi sensatez; y que lo mejor de todo esto sea que en realidad, estás loca, tan loca que lo tapamos con un “rara” pero para mí eres todo, las dos cosas hasta podría decir que eres especial, muy especial. Y no solo especial si no única…
No todos los días, créeme, se encuentra una persona que marca en tu vida, que viene cuando la necesitas y se va cuando puedes vivir sin ella, que estemos donde estemos sabemos que algo nos une, si no es la noche, es el día y si no una canción, una caricia o una mirada. 


Lorena, gracias, por ser como eres, por encontrarte en mi vida y en mi cabeza, por ser tan rara, única y especial más que por naturaleza, en mí; por tragarte a sorbitos mi manera de vivir y ponerme rumbo y horizonte en lo desconocido. Sé que no nos lo decimos muy a menudo pero te quiero, te quiero a morir…






Sigo la estela de su olor que me susurra vámonos 

"vente conmigo"


martes, 1 de noviembre de 2011

No digo diferente, digo " Raro"

Voy contigo. Estamos juntos, ¿no? Tú me bailas el agua a mí, y yo te la bailo a ti.
¿Como se quiere? No lo sé, por una vez en mi vida, no sé algo experimental, algo físico pero más psíquico que todo lo que le sigue. Me enamoro del tiempo, de lo intocable, de lo imposible y prohibido, después, puede que la esencia me incite a ir más allá y aprenda a querer, a querer el roce, la sensación, lo inexplicable. Que el tiempo sea relativo, lo poco sea mucho, y lo mucho poco. 
No haya un motivo, ni una razón que te piense, te quiera en mi vida y me ilusione al oír tu voz. Así que no me preguntes el porqué, el futuro, ni si avanzo. Déjame dejarme llevar; llévate conmigo, entra. 





                                  Raro.(del lat. rarus)
2. adj. Extraordinario, poco común o frecuente