We could be heroes just for one day.

martes, 27 de septiembre de 2011

Muérete poco a poco,así despacito, como que no quiere la cosa

No quiero volver, volver a la desolación, a sentir la carne de gallina y el frío que arde; Nos seguimos acojonando con los cambios de dirección, la señalización errónea y las puertas abiertas; Que mañana sea miércoles y sigamos yéndonos a la angustia cuando nos toca pensar sobre nuestras vidas; sobre que nada es para siempre y para mañana es poco rato; Acoplarnos a una rutina que ni siquiera nos permite disfrutar despacito y sin prisa y en muchas esquinas sin pausa. 




Que perduré la dulzura de las sonrisas y la humedad en las miradas; hasta que dure el ser y tengamos que comprimirlo. Que difícil es amar y entender cada pauta que nos das.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

A la mierda Primavera





Hoy quisiéramos ser grandes tan grandes como la tristeza como la vida que cosechaste a manos llenas.
Tan solo por hoy, gigante como tu alegría como nuestros puños cerrados, como tus brazos abiertos.
Solamente hoy, confundidos con las lágrimas de este cielo que, tal que los tuyos, nosotros.

Por ser hoy,
   también está llorando.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Que se joda el viento.

¿Cuanta gente te puede hacer sentir extraordinaria? O sencillamente a cuanta gente puedes hacer tu mismo sentir extraordinaria. No es fácil concentrarse en un punto pero tampoco en muchos, que si eres aire te iras y si eres viento pasaras de largo; Que las cosas no son lo que parecen muchas de las veces y el subconsciente nos juega malas pasadas la mitad de ellas con eso no quiero decir que mi sol se desplome, solo que se esta desplumando pero le crecen las alas al mismo ritmo. Que sea solo una cuerda quien nos une y nos desata, poder sentirte y no dudar de nada si no es mi sombra. Quererte por encima de todo y hacerlo con sonrisas de espuma, te quiero. 
                                  ¿Más alto? TE QUIERO.




Pd: nada es para siempre pero por siempre seras mi tiempo.

martes, 13 de septiembre de 2011

Si tú eres culpable, yo más.



No hay más la vida empieza en una mayúscula y acaba en un punto como las oraciones; a veces está bien eso de inventar, crear y a veces lo mejor es decir la verdad, alta y clara decirte un te quiero o rozar tus dedos, sentirte y luego no saber reaccionar ante el posible acto de saber interiorizar tanto el momento que lo congeles.