We could be heroes just for one day.

domingo, 28 de agosto de 2011

Escribir poesía o ser ella quien me describe a mí


Qué bien sientan las bocanadas de aire fresco, las sonrisas, los calores y su música con melodía incluida. Pero suena mejor ser compartido. Tener un espejo de gente alrededor. Chapotear todos y cada uno de los segundos en los que nuestras voces se exceden de altura, soñar con tu ombligo y vivir en tu cabeza como9 quien dice ser un ocupa de tu corazón. Poder con todo y ser más. Decirte ven y pierdas el tiempo viniendo hacia mí, saltar por la habitación siendo yo quien dirija la velocidad y la manera del rebote inmediato. Ser la cura de mi ridícula obsesión con las rosas rojas en las sorpresas. No subestimar tanto el futuro o el negro pasado con el presente a fuego hirviendo. Bailar, bailar y bailar de nuevo la canción del verano. Saborear un paseo al compás con tus pues y un café en una cafetería de barrio; un helado de nata y la dulzura y la seducción de tu cuerpo. Re-respirar el final del verano sin ganas de seguir haciéndolo; ser cómplice de un bonito final en un cine o sentirse recompensada al haber hecho reír a un ser humano, luchar contra la corrupción; vivir por ellas; sentir la fiesta en  carne y hueso sin acomplejarse de las ojeras y las ganas de comernos el mundo; reírme de mi y de quien lo hace conmigo; aceptar que la imperfección  es lo más perfecto en este mundo; Entender una vez más que las cajas de música en forma de tiovivo y sus retos solo existen en las pelis, o las pintadas y las fotos en los techos de las habitaciones, las huidas a la madrugada, comprar estrellas, compartir amaneceres y ser impredecible, impresionante y detallista hasta en el mínimo instante. Madurar como las peras y estudiar lo no estudiable; ser quien siempre quisiste ser y creerte todo lo propuesto en tus barreras; luchar por el amor de tu vida y encontrarlo en cada rincón de tu día a día; que te dejen sin aliento y volar, volar alto en el más profundo de los sollozos y de tus manías, vive y haz vivir; ser libre y que tú, seas mi religión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario