We could be heroes just for one day.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Vivir es irradiar

Mamá dice que hay personas incapaces, carentes de compresión. Que por mucho que se eduque hay capacidades con las que naces. Innatas. Supervivientes de la selección natural.
Y
no hay nada peor que tener esperanzas en teorías invisibles, indemostrables. En seguir pensando en el fondo que todo se simplifica a la sensación de irradiar. De poder alimentarte de lo que otros transmiten, aunque no exista. Aunque todo viva de nuestras ilusiones. Si es lo que nos ayuda a seguir, 
¿por qué no hacerlo real? 
¿por qué no inventar un idioma nuevo? 
Propio, adecuado y común
Crear una fábrica de tarritos en los que enfrascar aquellos picos en los que todo el mundo ha podido volar alguna vez, en aquella intensidad en la que todo el mundo debería vivir;  Inconstante para no desgastarla. Incomprensible para no poder cansarnos de buscarla. Dejar de echarle la culpa al amor de lo que nosotros mismos queremos esconder, normalizar y aceptar cada día como la suerte puntual de toparte con algo inmerecido. Todo aquello de lo que queremos desprendernos para no echarlo de menos, para no sentirnos dichosos. 


Si el secreto está en equivocarse, en seguir el camino no indicado desearía tropezar durante toda mi vida para poder seguir irradiando y dejándome irradiar.


martes, 1 de noviembre de 2016

Lost on you

La defensa indudable de actuar a expensas del miedo se resquebraja cada vez que decides mirar hacia un futuro semi-incierto, un presente con pendiente descendiente o un pasado no suficiente. 
Y es que es increíble la manera tan perspicaz que tiene el ser humano de crear cajones para todo lo que le pasa, que aunque no sea capaz de clasificar ciertas cosas, tengan un hueco en el desvanecimiento de la mente. 

¿Donde han ido a parar esas independencias absolutas? ¿esos chalecos limitantes a prueba de balas? ¿donde reside la valentía contra el miedo de poder perderse en alguien? ¿en algo?

Soy incapaz de no dudar de todo lo que creía haber construido, toda la fortaleza que había levantado, todo lo que pensaba haber conseguido de mis fracasos cada vez que das la espalda momentaneamente a lo que has hecho de mi.

No se qué es a lo que más temo si a perderte,
a perdernos

a perderme a mi misma,
otra vez,
sin frenos...

sábado, 30 de abril de 2016

Todavia no entiendes como suavizas la vida

Hace meses que debías haberte ido, haberme dado la razón de que las cosas bonitas no se inundan de un para siempre constante. De que lo grande se va haciendo día a día sin percatarnos en absoluto de ello...
No sabía que podría volver a llegar a sentir el miedo de poder perder mi luz, tu libertad, nuestra magia.